Economía de consumo colaborativo

Sharing Economy: La economía del consumo colaborativo

En los últimos días leí como varios contactos compartían una frase en inglés, traducida diría lo siguiente: “En 2015, Uber, la mayor compañía de taxis del mundo, no posee vehículos. Facebook, propietario de medios más popular del mundo, no crea ningún contenido. Alibaba, el minorista más valioso, no tiene inventario. Y Airbnb, el mayor proveedor de alojamiento del mundo, no posee bienes raíces.”, la frase, viene del artículo de TechCrunch titulado “The Battle Is For The Customer Interface”.

Esto trajo a mi mente de nuevo el concepto de Sharing Economy, o mejor conocido en español como Consumo Colaborativo, la cual es necesario saber para entender mejor la frase que tanto comparten, esta nueva forma de economía, la cual conocí en la revista The Economist en su edición de marzo de 2013, cuya portada me pareció interesante pues prácticamente todo estaba en renta, desde una habitación por noche o la podadora por un día, hasta un bolso de marca por fiesta o el perro alquilado para una caminata, “todo lo mío puede ser tuyo… por un precio de renta”.

SE The Economist

Ya en aquel entonces se hablaba de una renta de vehículos particulares, por ejemplo alguien publicaba que haría un viaje a la playa y cobrar a cada uno por el viaje compartido, incluso ampliarlo diciendo que iría a surfear para llevar las tablas de los asistentes al viaje y si alguien no tiene rentarle una para el viaje de quién tenga una tabla extra, pero lo importante del artículo de La batalla por la interface del usuario es que dos años después de la presentación en The Economist de esta forma de consumo, el tema se convierte en el liderazgo por la interface con el usuario, lo que quiere decir que en el futuro, el negocio no estará en los bienes y servicios que consumimos, sino en la aplicación que permita su comercio.

Internet ha sido el semillero de muchos y nuevos modelos de negocio, Uber, que fue creada en 2009 por ejemplo se ha autonombrado recientemente un enorme generador de empleo y que globalmente alberga a 50,000 empleados, Airbnb que fue creada en 2008 por su parte está presente en 192 países y ofrece alrededor de 800,000 propiedades para la renta, estas dos empresas pioneras en la economía del consumo, tienen algo en común, su principal canal es una aplicación en los teléfonos móviles de sus usuarios, por lo que la clave para quienes quieran vender productos o servicios será tener diferentes perfiles en cada una de estas aplicaciones hasta que una de ellas logre el liderazgo del mercado y quede como la preferida de los usuarios, para los creadores de estas plataformas la clave será crear nuevos y mejores modelos de negocio que permitan el libre mercado y competencia a través del entorno digital y en tiempo real. Y si piensas en crear una preocúpate más por mantenerte y crear marca para tu idea, pues aunque el servicio, los proveedores o la forma de hacer negocio cambien la marca debe perdurar e innovar en lo que hacen, las aplicaciones y necesidades las verán los creadores de la plataforma y el mismo mercado, un ejemplo que se me ocurre es la página Rent The Runway, una empresa de Sharing Economy que renta prendas de vestir, ¿Por qué no alquilar un vestido en lugar de comprarlo? El objetivo de esta empresa es que las mujeres en el círculo donde se desenvuelven no tengan que llenar su armario o guardarropa con vestidos caros que solo utilizarán una vez para una reunión y quedarán esperando otra reunión de un circulo distinto para repetir su puesta, pero una aplicación más útil que encuentro es el hecho que una ejecutiva este de paso por una ciudad y entre sus actividades salga una cena no programada con algún cliente potencial o una presentación importante que se tuvo la oportunidad y no lleva ropa adecuada para dichas reuniones, bastará entonces rentar el atuendo adecuado desde su teléfono y no preocuparse por comprar y llevar más peso en su maleta.

Las necesidades que se satisfacen en la economía del consumo colaborativo son muy diversas y según algunos analistas crecerá considerablemente durante el próximo año, vale la pena analizar y reflexionar sobre estos casos y cómo afectarán nuestros negocios, personalmente lo estoy analizando pues mi trabajo diario gira en torno al Leasing, una renta a largo plazo en la que el cliente puede tener al final del contrato la opción a compra del activo, pero he visto como en bienes raíces se ofrecen cada vez más oficinas por cortos periodos de tiempo, incluso solo por reuniones donde se tiene una recepcionista, café y bebidas durante la reunión así como conexión WiFi para los asistentes, haciendo de la renta del activo un servicio altamente perecedero de muy corto plazo, los espacios coworking son un ejemplo de esta aplicación con las cuales compito en la tercerización de activos que se acerca cada día más a una economía de consumo colaborativo.

¿Tienes una idea que sería perfecta para aplicar como Sharing Economy? Pues como vemos esta afectará la forma en que hacemos negocios y ya está en crecimiento, ¿Tu negocio actual está preparado para enfrentar esta nueva forma de negocios?

Leave a Reply

%d bloggers like this: